DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Enfoquémonos en el cumplimiento, no en la profecía

Día 94

“Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti. Cachorro de león, Judá; De la presa subiste, hijo mío. Se encorvó, se echó como león, Así como león viejo: ¿quién lo despertará? No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos” (Génesis 49:8-10).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Hebreos 7:14; Apocalipsis 5:5; Apocalipsis 20:6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Hoy tenemos una bendición-profecía. Jacob bendice a Judá y le profetiza que de Judá saldrá uno al cual “No será quitado el cetro de Judá... Y a él se congregarán los pueblos” (Génesis 49:10). Veamos algunos conceptos sobre esta profecía:
1. Judá no merecía recibir este honor. Fue uno de los que vendió a José, tuvo un acto ilícito con su nuera.
2. Los reyes descendientes de Judá perdieron el reino en la cautividad a Babilonia. Todos estos eran de la descendencia de Judá, aun Jesús mismo, el Mesías, provino de la simiente de Judá.
3. En la tierra no ha habido ningún reinado continuo y eterno.
4. El único Rey que podía cumplir la profecía de Jacob a Judá es Jesús. Esto indica que Él es el único y verdadero Rey, el único a quién hay que rendirse por completo.
5. Jesús es el único Rey “manifiesto” descendiente de la tribu de Judá.
6. Jesús es el único Rey que ha vencido sobre el pecado y la muerte y, por lo tanto, el único que puede darnos salvación y leer nuestro nombre en el Libro de la Vida. Sólo sus siervos, aquellos que se sujetan en todo a Jesús como Rey, serán los que reinen con Él para siempre. La clave es el gobierno total de Dios en cada aspecto de nuestra vida. Gobernar con Él no significa gobernar a otros con Él.

Significa que le acompañamos a Él en el gobierno de Jesús sobre nuestras vidas.

Mi oración hoy es que pensemos en el gobierno de Dios en nuestra vida. ¿Es Él nuestro rey? Él gobierna sobre todo o no gobierna. Oremos para que hoy Jesús tome el control total de nuestra vida.