DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


La herencia

Día 93

“Y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo y me dijo: He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua” (Génesis 48:3-4).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 48:15-16; 1 Pedro 1:4; Hebreos 9:16; Colosenses 1:12; Efesios 1:14
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Israel (Jacob) pasa la bendición a José:
1. Jacob reconoce que la bendición es Dios mismo, el Dios todopoderoso: “El Dios omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo y me dijo: He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua” (v. 3).
2. Jacob pasa la bendición a José y a sus nietos y ora para que ellos reciban la bendición de Dios: “Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, el Ángel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra...” (Génesis 48:15-16).
3. Y dijo Israel a José: He aquí yo muero; pero Dios estará con vosotros, y os hará volver a la tierra de vuestros padres” (Génesis 48:21). Después de haber estado esclavizados, regresan a la tierra prometida.
4. Jacob tiene la fe y la seguridad de que Dios bendecirá a José y a sus hijos: “... Pero Dios estará con vosotros, y os hará volver a la tierra de vuestros padres” (v. 21).

Mi oración hoy es que pasemos la herencia a nuestros hijos. La bendición es Dios mismo. La bendición es la vida eterna. Oremos también por la conversión de nuestros hijos, y que Dios nos dé sabiduría para pasar la bendición.