DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Oremos por nuestros padres

Día 92

“Y vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años; y fueron los días de Jacob, los años de su vida, ciento cuarenta y siete años. Y llegaron los días de Israel para morir, y llamó a José su hijo, y le dijo: Si he hallado ahora gracia en tus ojos, te ruego que pongas tu mano debajo de mi muslo, y harás conmigo misericordia y verdad. Te ruego que no me entierres en Egipto. Mas cuando duerma con mis padres, me llevarás de Egipto y me sepultarás en el sepulcro de ellos. Y José respondió: Haré como tú dices” (Génesis 47:28-30).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Lectura Adicional: Mateo 6:12; Mateo 6:14-15; Salmo 27:10; Jeremías 33:6; 1 Samuel 12:23-25
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La fidelidad de José con Dios le dio la oportunidad de estar con su padre hasta el final.
1. Jacob muere en compañía de su hijo: “Y llegaron los días de Israel para morir, y llamó a José su hijo”.
2. Jacob muere en Egipto y le hace una petición a José: “Te ruego que no me entierres en Egipto. Mas cuando duerma con mis padres, me llevarás de Egipto y me sepultarás en el sepulcro de ellos”.
3. José es el instrumento para cumplir los deseos de su padre:
“Y José respondió: Haré como tú dices”.
4. Muchos de nosotros ya hemos tenido hijos y esto nos ayuda a poder entender a nuestros padres. Hay padres que son fáciles de amar, pero existen otros que son malos y abusivos. Aún así necesitamos hay dos cosas que necesitamos practicar: LA ORACIÓN por ellos y otra igual de importante: EL PERDÓN. No tanto porque ellos lo merezcan (si han sido abusivos), sino porque cuando yo decido perdonar, ese es el momento cuando comienza a sanar mi corazón.
5. Existe una promesa, una recompensa cuando honramos a padre y madre: Éxodo 20:12: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”.
6. En épocas pasadas había mucho respeto por el padre y la madre y también por toda autoridad. Vemos cómo con el tiempo ese respeto se ha ido perdiendo de forma alarmante. No nos convirtamos en los jueces de nuestros padres. No nos venguemos de lo que nos ha sucedido y no los culpemos a ellos por la persona en que me he convertido. Todos tenemos el poder de decidir qué hacer con nuestras vidas.

Seamos obedientes a Dios y oremos por nuestros padres.