DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Buenas noticias!

Día 88

“Y le dieron las nuevas, diciendo: José vive aún; y él es señor en toda la tierra de Egipto. Y el corazón de Jacob se afligió, porque no los creía. Y ellos le contaron todas las palabras de José, que él les había hablado; y viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo, su espíritu revivió. Entonces dijo Israel: Basta; José mi hijo vive todavía; iré, y le veré antes que yo muera” (Génesis 45:26-28).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 21:5; Lucas 2:25-28; Hechos 12:7-9; Hechos 12:11; Hechos 12:13-16
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Este incidente de la vida de Jacob ilustra el proceso del recibimiento de noticias buenas inesperadas:
1. Incredulidad, pérdida de esperanza: “Y el corazón de Jacob se afligió, porque no los creía” (v. 26).
2. Afirmación de la noticia: “Y ellos le contaron todas las palabras de José, que él les había hablado” (v. 27).
3. Confirmación de la noticia: “viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo” (v. 27).
4. Reacción interna positiva: “su espíritu revivió” (v. 27).
5. Toma de acciones concretas al aceptar la noticia: “José mi hijo vive todavía; iré, y le veré antes que yo muera” (v. 28).

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1).

“Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, seguridad mía desde mi juventud” (Salmos 71:5). “Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras” (Salmos 73:28). “Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5).
6. En ocasiones cuando Dios responde al deseo de nuestro corazón quedamos tan perplejos como Israel! Dios siempre nos sorprende de muchas maneras! Con una respuesta a la oración, con una palabra de ánimo y con su gracia e infinita misericordia.

Mi oración es que Dios reavive nuestro espíritu al recibir noticia y respuesta a una oración por una necesidad que ha estado agobiando nuestra vida por años, o a algo que ya dimos por perdido. Mi oración es que no perdamos la esperanza.