DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


El cuadro total... Dios...Dios... Dios

Día 87

“Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación. Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto. Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto; ven a mí, no te detengas” (Génesis 45:7-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 4:4; Salmos 9:19-20; Job 1:21; Isaías 26:3,4; Isaías 45:6,7; Salmos 33:8,9; Salmo 46; Proverbios 21:1
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Veamos la conciencia de la presencia de Dios que tenía José en los acontecimientos de su vida:
1. Dios aún está en control aunque nuestras circunstancias parezcan lo contrario: “Y Dios me envió delante de vosotros, para...” (v. 7).
2. Otros no tienen el control de las circunstancias de nuestra vida. ¡Dios las tiene!: “No me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por...” (v. 8).
3. Proclamemos con seguridad a otros lo que Dios quiere para nuestras vidas: “... id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José:
Dios me ha puesto por...” (v. 9). “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28).

“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:25-26). “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (Mateo 6:33-34).

Oramos hoy para que Dios nos muestre la razón por la que ha permitido ciertas situaciones en nuestra vida. Para que veamos cómo Dios ha estado dirigiéndonos a cumplir su plan perfecto y para que no nos apartemos de ese plan aunque nos cueste seguir haciendo su voluntad.