DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“¡Lloró!”

Día 83

“Pero ellos no sabían que los entendía José, porque había intérprete entre ellos. Y se apartó José de ellos, y lloró; después volvió a ellos, y les habló, y tomó de entre ellos a Simeón, y lo aprisionó a vista de ellos” (Génesis 42:23-24).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    2 Corintios 7:6; Lucas 19:41; Filipenses 4:6-7; Salmo 121; Apocalipsis 21:4
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

El llanto de un líder cristiano:
1. Los líderes cristianos son humanos, lloran. “Y se apartó José de ellos, y lloró” (v. 23). “Jesús lloró” (Juan 11:35).
2. Muchas veces a los líderes cristianos los lastima el pecado de otros. “Pero ellos no sabían que los entendía José” (v. 23). “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no
quisiste!” (Lucas 13:34).
3. A los líderes cristianos muchas veces los afecta las incomprensiones de sus más cercanos. “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes” (Lucas 23:34).
4. Los líderes cristianos no están solos, Dios está con ellos. Él conoce más que nadie su dolor. “Y al tercer día le dijo José [a sus hermanos]: ... Yo temo a Dios” (Génesis 42:18).

“El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones...” (2 Corintios 7:6). “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16).

5. Dios nos quiere guiar, nos quiere consolar, nos quiere sanar y nos puede llenar con su paz, pero cómo encontrar la ayuda de Dios? Nuestros problemas no se resuelven solos. Hemos escuchado decir que las batallas se ganan de rodillas. Busquemos a Dios, contémosle lo que nos sucede y permitamos que Él tome el control de nuestra situación.

Mi oración hoy es por sanidad de las heridas del alma que todos llevamos. Dios sana dichas heridas, a la vez que Él nos consuela.