DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Confesión familiar

Día 82

“Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia. Entonces Rubén les respondió, diciendo: ¿No os hablé yo y dije: No pequéis contra el joven, y no escuchasteis? He aquí también se nos demanda su sangre” (Génesis 42:21-22).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 16:8; Mateo 26:28; Romanos 3:25; Apocalipsis 1:5; Lucas 12:2
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Pasos en la convicción de pecado:
1. La memoria no falla, si la conciencia nos redarguye, prestemos atención ya que el Espíritu Santo la usa para guiarnos al arrepentimiento. “... pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos”.
2. La falta de paz sobre nuestros hechos nos seguirá si no confesamos nuestro pecado: “por eso ha venido sobre nosotros esta angustia” (Génesis 42:21).
3. Algo seguro hay, ¡testigos!: “¿No os hablé yo y dije: No pequéis contra el joven, y no escuchasteis?”
4. Se demanda que alguien pague con sangre por el pecado.

“He aquí también se nos demanda su sangre” (Génesis 42:22).

 “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7).
Los pasos al arrepentimiento:
1. Busque un abogado:  “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1).
2. Humíllese y ore: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).
3. Confiese su pecado:  “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).
4. Camine en la luz de la Palabra: “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7).

Mi oración hoy es que confesemos a Dios nuestro pecado y confiemos en la gracia y perdón de Dios para nuestra vida.