DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Cuando se invierten los papeles

Día 81

“Y José era el señor de la tierra, quien le vendía a todo el pueblo de la tierra; y llegaron los hermanos de José, y se inclinaron a él rostro a tierra. Y José, cuando vio a sus hermanos, los conoció; mas hizo como que no los conocía, y les habló ásperamente, y les dijo: ¿De dónde habéis venido? Ellos respondieron: De la tierra de Canaán, para comprar alimentos” (Génesis 42:6-7).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 50:20; Romanos 8:28; Proverbios 16:7; 1 Reyes 8:23
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Roles invertidos:
1. José está a cargo y sus hermanos en gran necesidad.
2. José se acordó de sus sueños, los hermanos ni siquiera sabían ante quién estaban. “José, pues, conoció a sus hermanos; pero ellos no le conocieron”.
3. José en su corazón tiene el plan de Dios para ellos, sus hermanos no saben en quién confiar. El principio bíblico, para la situación de los hermanos de José, lo presenta con claridad el apóstol Pablo: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6:9). “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará” (2 Corintios 9:6).

¡Qué maravilloso es el Señor! A pesar de que Dios le dio esos sueños a José desde que era jovencito, no creo que José hubiera imaginado que las cosas iban a terminar de la forma en que se dieron. Y sus hermanos que lo maltrataron, lo amenazaron de muerte y luego lo vendieron, menos que menos hubieran podido imaginar que José terminaría como gobernador de Egipto. El deshacerse de su hermano menor, fue lo que les ayudó para que toda su familia en Israel no muriera de hambre. Dios todo lo transformó para el bien de José y de su propia familia.

Mi oración hoy es que Dios nos guíe en el trato hacia nuestros hermanos y a los que todavía no creen. Nunca sabremos las “vueltas que da la vida” y cómo muchas veces los papeles se invierten y podemos encontrarnos ante ellos en condiciones y roles diferentes. “No nos cansemos, pues, de hacer bien”.