DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Mis ideas o la Palabra de Dios

Día 78

“Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer... Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón” (Génesis 41:25, 28).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    2 Timoteo 4:1-5; Josué 1:8; Deuteronomio 5:32-33; Apocalipsis 21:5; Salmos 119:105 y 107
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Algunos principios de la vida de José sobre dar la Palabra de Dios: José repitió lo que Dios le dijo, no lo que José imaginó. José quiere que Faraón sepa y le quede en claro que es Dios quien da el mensaje. “Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón” (v. 28).

La Palabra de Dios es seria. Lo que dice es lo que quiere decir, no tiene mensajes irónicos o con dos sentidos. José no sólo interpreta el sueño, también trae la solución de Dios para la situación que vivía Egipto: “Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto” (v. 33). Faraón confió en la revelación de Dios: “y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo… He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto” (vv. 38-41).

Que otros crean que nuestra relación con Dios es auténtica, muchas veces requiere años. También en nosotros requiere mucha paciencia para que sea Él quien nos dé el lugar, y no que lo tomemos nosotros.

El trato de Dios con José comenzó a los 17 años, cuando todavía José no era muy sabio. Ahora, a los 30 años y después de atravesar circunstancias difíciles, Dios le da la oportunidad de probar el crecimiento de su carácter. Ahora: “Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto” (v. 41).

Mi oración hoy es que proclamemos sólo la Palabra de Dios. Que pongamos nuestras ideas de lado, y que no temamos anunciar sólo lo que Dios dice.