DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


No ignoréis los dones

Día 75

“Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora” (Génesis 40:8).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 68:18; Romanos 12:6-9; 1 Corintios; 1:4-7; 1 Corintios 12:4-7; Efesios 4:11-13
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

El pasaje ilustra la razón de los dones para la edificación de la iglesia. Dios da dones a su iglesia para suplir necesidades de su pueblo: “Vino a ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes” (Génesis 40:6).

Dios quiere que estemos atentos y sensibles para ver dónde hay necesidades y así usar nuestros dones: “Y él preguntó a aquellos oficiales de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes?” (v. 7).
Dios quiere que aprendamos a escuchar a los demás: “Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones?

Contádmelo ahora” (v. 8). Dios quiere que la gloria sea para Él cuando ejercitamos los dones que nos ha dado: “... Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones?” (v. 8).

Dios quiere que ejercitemos nuestro don con responsabilidad. Debemos también aceptar las consecuencias de nuestro don: “Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti” (v. 19).

Dios utilizó el don de José también para el beneficio de José: “Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa” (v. 14).

“Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17).

Hoy oro para que Dios sea quien reciba siempre la gloria a través de nuestros dones.