DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Huye! (parte 1)

Día 73

“Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:7-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Lucas 16:10; Lucas 19:17; 2 Timoteo 1:7; Santiago 4:7-10
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Algunos principios que José utilizó para derrotar la tentación sexual (y tentaciones de toda índole).
1. Fidelidad y sujeción: “He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene” (Génesis 39:8). José fue fiel y sujeto a su amo.
2. Responsabilidad en su trabajo (ministerio) y cuidado de la confianza que se le otorgó: “No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer...” (Génesis 39:9).
3. Respeto a su amo y cuidado de su testimonio: “... ¿cómo, pues, haría yo este grande mal?” (Génesis 39:9).
4. Temor de Dios al serle fiel y cuidar su testimonio: “... ¿y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:9).
5. Persistencia y dominio propio: “Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella” (Génesis 39:10). “Mas el fruto del Espíritu es... templanza” (Gálatas 5:22-23). La Biblia para todos lo expresa
de esta manera “saber controlar nuestros malos deseos”.
6. Sabiduría en la prueba: “... Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió” (Génesis 39:12); “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca” (1 Corintios 6:18).
7. Total confianza en Dios: “Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel” (Génesis 39:21).

Hoy oro para que “Dios no nos deje caer en tentación y nos libre de todo mal y del maligno”, porque hay poder en la sangre de Cristo para perdonar, para salvar y para limpiar.