DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¿Se nota que Dios está con nosotros?

Día 72

“Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía” (Génesis 39:2-4).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Hechos 4:13; Job 1:21; 2 Reyes 18:6-7
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Algunos resultados de la presencia de Dios en nuestra vida: “Más Jehová estaba con José”.
1. La presencia de Dios nos prospera. A veces nos da más de lo que necesitamos, otras veces, sólo contamos con Él en medio de la escasez: “Y [José] fue varón próspero” (Génesis 39:2). Pero también tenemos el testimonio del apóstol Pablo y el de Job de que hay momentos por los que pasamos por escasez: “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad” (Filipenses 4:12).
2. Si Dios está con nosotros, es muy obvio: “Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano” (Génesis 39:3). No había lugar a dudas sobre cuál era la razón por la que José era próspero. El amo de José estaba seguro de que Jehová estaba con él.
3. Una persona que está con Dios, es digna de confianza: “Así halló José gracia en sus ojos [los del amo], y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía” (Génesis 39:4).
4. La presencia de Dios bendice a los demás: “Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa
como en el campo” (Génesis 39:5). Ahora no sólo José era próspero, también eran prósperos a los que José servía.
Mi oración hoy es que sea evidente en nuestras vidas que Dios está con nosotros.