DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


La receta para la traición

Día 70

“Cuando ellos lo vieron de lejos [a José], antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador” (Génesis 37:18-19).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Hechos 7:9; Job 5:2; Salmos 37:1; Salmo 106:16; Proverbios 14:30; Proverbios 23:17; 24:19; 27:4; Eclesiastés 4:4; Marcos 7:22
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Receta para la traición:
1. José trataba de ganar el favoritismo de otros. Cuanta envidia, celos y riñas aún dentro de los hogares. Este pasaje nos muestro lo que hay en la mayoría del corazón del ser humano. Somos egoístas por naturaleza. Necesitamos aprender a gozarnos con la persona que triunfa y que es feliz. : “e informaba José a su padre la mala fama de ellos...Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente” (Génesis 37:2, 4).
2. Contar nuestros sueños a quién no tenemos que contárselos: “Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía... Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras... Y sus hermanos le tenían envidia...” (Génesis 37:5, 8, 11).
3. La consecuencia, la traición: “Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte? Venid, y vendámosle a los ismaelitas...” (Génesis 37:26-27). Detrás de la envidia siempre hay un mal deseo de dañar a la persona que envidiamos, al punto hasta de asesinar a la persona odiada. Los hermanos de José, sólo pensaron en ellos. Eran tantos los celos y el odio que sentían por él, que no les importó el dolor de su hermano ni tampoco pensaron el dolor de su propio padre. Tampoco se les pasó por la mente de que Dios sí los estaba viendo y mucho menos se dieron cuenta de que Dios tenía todo bajo control.

Hoy pido para que Dios nos dé sabiduría como líderes y para que Dios nos dé paz y armonía junto con todos los que trabajamos en su Reino.