DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


La bendición

Día 57

“Y él dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó tu bendición... Y Esaú respondió a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú su voz, y lloró” (Génesis 27:34-35).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Proverbios 11:11; Salmo 51:11, 12; Mateo 1:20; Marcos 13:11; Lucas 2:26; Hechos 1:5; Romanos 14:17
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Esaú perdió el derecho a su primogenitura y ahora pierde la bendición, porque su hermano menor lo engañó. “La bendición”, es la promesa de Dios para todos sus hijos.

Algunos principios sobre la bendición de Dios para nosotros:
1. Está a nuestro alcance. (Leer: Deuteronomio 11:26-27).
2. Debemos orar y pedírsela: “E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió” (1 Crónicas 4:10).
3. Dios requiere condiciones para darnos “la bendición”:  (a) Ética: “el limpio de manos”. (b) Intención transparente: “y puro de corazón”. (c) Centralidad en lo eterno: “el que no ha elevado su alma a cosas vanas”. (d) Verdad: “ni jurado con engaño”: “El recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación” (Salmos 24:4-5).
4. La bendición de Abraham a Isaac, y la de Isaac a Jacob es la promesa del Espíritu Santo que se extiende a nosotros a través de Jesucristo: “... para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu” (Gálatas 3:14).
5. Jesús mandó a sus discípulos a que esperasen la promesa (“la bendición”): (Leer: Hechos 1:4)
6. La bendición se hace realidad en Pentecostés: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en …” (Hechos 1:8).

Mi oración hoy es que no perdamos “la bendición”. Recibamos la promesa del Padre: Al Espíritu Santo.