DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Palabra en el momento oportuno

Día 54

“Y se le apareció Jehová aquella noche, y le dijo: Yo soy el Dios de Abraham tu padre; no temas, porque yo estoy contigo, y te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham mi siervo. Y edificó allí un altar, e invocó el nombre de Jehová, y plantó allí su tienda; y abrieron allí los siervos de Isaac un pozo” (Génesis 26:24-25).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Romanos 12:1-2; Romanos 8:28-39; Génesis 21:17; Deuteronomio 31:8; Marcos 5:36
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Isaac está agobiado por el altercado de sus siervos con los siervos de Abimelec por unos pozos de agua. Dios le da la palabra adecuada a Isaac en medio de esta situación: “No temas”: Dios le dice, que Él es más grande y más poderoso que cualquiera de sus situaciones. “Yo estoy contigo”: Por lo tanto, nadie podrá hacerle daño. (Véase Romanos 8:28-39).

“Te bendeciré, y multiplicaré... por amor de Abraham mi siervo”: Dios siempre cumple todas sus promesas, por lo tanto, se puede confiar en Él.

Nuestra respuesta al aliento y la seguridad que Dios nos provee debe ser similar a la respuesta de Isaac:
1. “Edificó un altar”: Tuvo una actitud visible para dar testimonio de lo que había dicho el “Invisible”.
2. “Invocó el nombre de Jehová”. Esto es como decirle a Dios: “gracias, no dejes de hablarme, necesito tus palabras, te necesito, quiero seguir llamándote, por favor no cambies el número de tu celular”.
3. “Plantó allí su tienda”: Isaac decidió quedarse en el lugar más seguro que puede existir: En el centro de la voluntad de Dios.
4. “Y abrieron allí los siervos de Isaac un pozo”: Lo bueno es que cuando estamos en el centro de la voluntad de Dios, ayudamos a otros a que estén en el mismo lugar, y empezamos la actividad en búsqueda de la fuente (pozo) de la vida: “En aquel día sucedió que vinieron los criados de Isaac, y le dieron nuevas acerca del pozo que habían abierto, y le dijeron: Hemos hallado agua” (Génesis 26:32).

Mi oración es que escuchemos hoy la palabra de ánimo de Dios en medio de las situaciones que tenemos que enfrentar.