DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Mucho más que buena suerte

Día 48

“Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo” (Génesis 24:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 103:1-6; Salmo 103:8-14; 1 Pedro 2:9-10; 1 Pedro 1:3-5; Romanos 4:7-8; 1 Pedro 1:4
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En Salmos 103, parecería que el salmista quiere indicarnos cuál debe ser nuestra respuesta a las bendiciones de Dios.

Él quiere que todo su ser reconozca que Dios lo bendijo: “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre” (Salmos 103:1).
Desea ser agradecido y no olvidarse de lo que Dios hizo por él: “Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios” (Salmos 103:2).
Invita a toda la creación a celebrar por las bendiciones de Dios: “Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras, en todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía, a Jehová” (Salmos 103:22).

Pablo nos asegura que fuimos bendecidos como Abraham y el salmista: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

Sigamos el ejemplo del salmista:
(1) Reconocer las bendiciones de Dios. Si no nos conectamos a la Palabra de Dios, es fácil que nos olvidemos de cuán bendecidos somos al concentrarnos sólo en lo que nos acontece. Pero cuando nos sumergimos en su Palabra, no sólo nos enteramos de la infinidad de bendiciones con las que Dios nos ha colmado, sino que el Espíritu Santo comienza a tocar nuestro ser, nos habla y nos dirige.
(2) Agradecer por todo y no olvidar sus bendiciones.
(3) Invitar a otros a gozarse y participar de las bendiciones de Dios. Esta es una de las mejores formas de agradecerle a Dios por todo lo que hace por nosotros.

Mi oración es que, en este día, aceptemos y proclamemos que Dios nos bendijo con toda bendición espiritual.