DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Prosperidad

Día 46

“Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto” (Génesis 22:14).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Deuteronomio 11:13-15; 2 Corintios 8:9; Efesios 3:16-21; Santiago 4:3
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Existe una diferencia entre lo que necesitamos y lo que queremos. Jesús, cuando enseñó a sus discípulos a orar, les mencionó tres necesidades prioritarias por las cuales pedir:
1. “Santificado sea tu nombre”. Que otros vean en nosotros que Él es santo.
2. “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Que Él sea quien gobierne mi vida, y que yo haga su voluntad siempre.
3. “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”. Representa lo que necesitamos para cumplir las primeras dos. Pablo lo dice así: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19). Dios YA proveyó TODO lo que necesitamos:
1. Dios se dio a sí mismo, en su Hijo, para darnos salvación: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).
2. Se dio a sí mismo, en el Espíritu Santo, para darnos vida abundante. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13).
Él es Jehová Jireh: Dios, nuestro Proveedor.

Leemos en el Salmo 23:1: “Jehová es mi pastor; nada me faltará.”  También en Romanos 8:32: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

Mi oración hoy es que Dios provea para nuestras necesidades. Pero no pidamos lo que queremos, sino lo que realmente necesitamos.