DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Dios previene a sus fieles

Día 37

“Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él” (Génesis 18:17-19).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    2 Reyes 20:1; Juan 21:18-19; Hechos 18:9, 10; Daniel 219-23
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios menciona que no le puede encubrir a Abraham lo que hará. Las razones son las siguientes:
1. Ve potencial en Abraham: “... habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra”. Dios mantiene su palabra, y así nos
ayuda a cumplir nuestra parte del pacto.
2. Confía en Abraham. Las palabras “Yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí...”, afirman algo precioso... a “que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio”.
3. Está seguro de que cumplirá sus promesas: “para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”.
Escuchemos hoy su voz. Dios quiere hablarnos porque ve potencial en nosotros, confía en nosotros y quiere cumplir las promesas que nos ha dado. Tenemos un Dios bueno, que nos ama y quiere bendecir. Él se comunica con nosotros, nos muestra el camino a seguir. Él también nos da advertencias de lo que viene y de lo que puede pasar si no escuchamos atentamente a su voluntad. Muchas de las promesas que Dios nos dio en el Antiguo Testamento ya se cumplieron a través de la venida de Jesús. Otras promesas se van cumpliendo a medida que obedecemos a Dios y buscamos sus caminos.
4. Y todas las promesas que faltan por cumplirse antes de la segunda vendida de Jesús, son revelaciones de Dios para todos sus hijos a fin de que cuando sucedan todas estas cosas por venir, no nos sorprendan y para que estemos alertas al cumplimiento de las mismas.

Mi oración hoy es que escuchemos la voz de Dios revelándonos sus planes y juicios.