DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¿Cuál será mi nuevo nombre?

Día 35

“Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes... Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre” (Génesis 17:5, 15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 43:1; Mateo 1:23; Apocalipsis 3:5
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En las sociedades antiguas el nombre era algo muy importante. Con el nombre anunciaban cuál sería el propósito para su vida. Dios le cambió el nombre a Sarai, cuyo significado era “mi princesa” y ahora le dice que su nombre será Sara, o sea, “princesa o gobernante de naciones”. A Abram, que significaba “padre exaltado”, le cambia el nombre por Abraham, “padre de una multitud poderosa o de muchas naciones”.

En Isaías 62:2, 4, Dios le da un nuevo nombre a Israel: “…serás llamada Hefzi-bá...” (mi deleite está en ella, mi amada). Por implicación ahora, en el Nuevo Testamento, nosotros somos la novia del Cordero, la iglesia).

Esto del nuevo nombre es curioso, pues la Biblia también menciona que al final de los tiempos tendremos un nuevo nombre: “… y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe” (Apocalipsis 2:17).

Podemos especular mucho sobre esto: ¿cuál es mi nombre celestial? El significado de la palabra nos ayudará a entenderlo: “nombre” significa “autoridad-carácter”. Nuestra nueva identidad en Cristo declara nuestra nueva misión y por lo tanto nuestro nuevo nombre: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo...” (2 Corintios 5:20). “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios; para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

Mi oración hoy es que Dios nos revele cuál es su voluntad para nuestra vida. Que luego podamos hacer exactamente lo que Él desea.