DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Dios cumple con su parte del pacto

Día 30

“Y él respondió: Señor Jehová ¿en qué conoceré que la he de heredar? Y le dijo: Tráeme una becerra de tres años, y una cabra de tres años, y un carnero de tres años, una tórtola también, y un palomino. Y tomó él todo esto, y los partió por la mitad, y puso cada mitad una enfrente de la otra; mas no partió las aves ... Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos. En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram...” (Génesis 15:8-11, 17-18).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 6:18; 9:1, 11; Éxodo 2:24; Marcos 14:24; Romanos 11:27; Hebreos 7:22.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

A diferencia de los contratos de hoy, los del tiempo de Abram se llamaban pactos. Pero no se firmaban, se sellaban con sangre. Se tomaban animales, se los cortaba por el medio, y cada uno de los pactantes caminaba por en medio de los animales pisando la sangre. Con esto, cada pactante decía: “Que caiga sangre sobre mí”, o “Aquí está mi vida si no cumplo con mi parte del pacto”.

En esta escena Dios es el que pasa entre los animales: “Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos”.

El pacto lo inicia Dios para responder la pregunta de Abram: “¿En qué conoceré que la he de heredar?” Dios cumplió la parte del pacto, pasó por en medio de los animales, pero lo curioso es que Abram nunca pasó por entre los animales divididos. ¡PERO!, por medio de Jesucristo, Abram y nosotros cumplimos el pacto: “Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada” (Marcos 14:24). Jesús cumplió el pacto que Dios hizo con Abram. ¿Cuál era el pacto? “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia” (Génesis 15:5).

La ventaja que tenemos hoy es que ya sabemos cómo terminará la historia. Podemos leer el último capítulo de la historia como lo revela la Escritura. Y por cierto, el pacto se está cumpliendo y él pacto se cumplirá: “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero…” (Apocalipsis 7:9-10).