DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¿Qué sucede cuando creemos?

Día 29

“Dijo también Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que es mi heredero un esclavo nacido en mi casa. Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (Génesis 15:3-6).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 26:5; Hebreos 11:27; Mateo 6:30; Mateo 8:10; Mt. 8:26; Lucas 7:9
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Ante la duda de Abram, Jehová le recuerda lo que ya le había dicho cuando lo llamó: “…Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición” (Génesis 12:1-2).

Abram simplemente “creyó a Jehová”. Aceptó la palabra de Jehová. Aceptar la palabra de Dios es aceptarlo a Él. Aceptar su Palabra, creerle a Dios, produce un resultado increíble: “Él se lo contó por justicia” a Abram. La palabra justicia se puede traducir rectitud. Debido a que Abram creyó, Dios lo transformó, lo hizo justo, recto. La rectitud no la logramos por lo que hacemos, sino que es el resultado de la obra de Dios en nuestra vida, cuando creemos en Él, en su Palabra.

¿Por qué Abram tenía tanta fe en Dios? Desde la primera vez que Dios le habló a Abram, él le creyó a Dios y obedeció. Cuando Dios nos habla, Él lo hace con mucha claridad y no permite que en nuestro corazón haya lugar a dudas. El mismo Espíritu Santo nos guía y nos testifica de que somos sus hijos.

Cuando Dios habla podemos confiar plenamente y debemos obedecer lo que Él nos está pidiendo. El momento en que obedecemos, vemos la mano de Dios actuando en nuestra vida. Muchas veces hasta nos sorprendemos cuando vemos los resultados de su fidelidad, compasión y amor actuando a nuestro favor.

Mi oración hoy es que creamos la Palabra de Dios, las promesas de Dios. El resultado será recibir la naturaleza misma de Dios, y podremos vivir en rectitud y ser justificados.