DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


La Palabra Oportuna

Día 28

“Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande” (Génesis 15:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Romanos 8:28-39; Salmo 121; Salmo 23; 2 Crónicas 20:15; 2 Reyes 6:16, 17
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Abram acaba de pasar por un tiempo muy difícil. Había rescatado a su sobrino Lot y derrotado a los reyes de las naciones vecinas. La Biblia dice que “después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión”.

La palabra a Abram tiene una orden específica y cómo cumplirla. La orden es “no temas”. No sabemos de qué tenía temor Abram. Tal vez de la venganza de los reyes derrotados. Pero Dios le da dos seguridades increíbles: “Yo soy tu escudo”: En otras palabras, para que alguien te toque, tiene que pasar por mí. “Y tu galardón será sobremanera grande”. O sea, “Yo soy tu recompensa, tu premio, tu trofeo”. Todo lo que necesites ya lo tienes, y tienes más de lo que podrías imaginar, ¿por qué tienes miedo?”

La palabra para hoy es: ¿Por qué o de qué temer, si tenemos al Señor? Tenemos más de lo que nos imaginamos (“sobremanera grande”). “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los
siglos. Amén” (Efesios 3:20-21).

Cuántas veces nos hemos refugiado en su Palabra y, o en la oración y hemos encontrado respuestas y la confirmación del Señor de que Él está conmigo. Dios no quiere que andemos atemorizados. Él es nuestro Dios y quiere que confiemos en Él. Él es nuestro refugio, nuestra fortaleza, nuestro Salvador, nuestro Padre eterno.

Mi oración hoy es que escuchemos la palabra de consuelo de Dios para nuestra necesidad actual. Esta palabra será como un bálsamo fresco.