DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“No haya ahora altercado entre nosotros”.

Día 26

“Entonces Abram dijo a Lot: No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda” (Génesis 13:8-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 13:35; Proverbios 19:11; Proverbios 18:21; Proverbios 16:24; Proverbios 17:28; Proverbios 15:1, 2
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Los altercados se dan por un sin fin de razones. Principalmente por egoísmo. Queremos las cosas a nuestra manera. También puede ser por celos, envidias, arrogancia, malentendidos, inseguridad, odios, etc. Los altercados se dan cuando ninguna de las partes está dispuesta a ceder o  comienzan con un diálogo mental: “Yo no merezco que...”, “No permitiré que me quiten...”, “Nadie va a sacar ventaja de mí”, “No voy a aceptar que me digan qué es lo que tengo que hacer”,  etc. Ambas partes piensan igual, pero ninguna cede. Abram nos da una muy buena estrategia:

Empieza el diálogo: “No haya altercado entre nosotros”. Resalta lo que en verdad importa: “porque somos hermanos”. Busca la solución: ¡Hay espacio para todos!

 “Sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos. Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados?” (1 Corintios 6:6-7).

En 1 Corintios 7:15c leemos: “sino que a paz nos llamó Dios”.  

A veces olvidamos que en el reino de Dios las cosas son inversas a las del mundo: el último será el primero; el que sirve es el mayor; el que pierde es el que gana; el humilde será exaltado, el que muere a sí mismo es el que vive, etc.

Examinemos en este día si tenemos altercado con algún hermano. Sigamos el ejemplo de humildad y
de amor de Abram.

Mi oración hoy es que estemos dispuestos a evitar los altercados con los que nos rodean y busquemos la paz.