DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Cuidado con el poder! Reciba el verdadero poder

Día 24

“Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar” (Génesis 10:8-10).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 31:29; Éxodo 9:16; 2 Crónicas 13:20; Salmos 18:32; Proverbios 3:27; Ezequiel 22:6; Ezequiel 29:21; Lucas 1:17
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Cus engendró a Nimrod; éste llegó a ser poderoso en la tierra” (1 Crónicas 1:10). A Nimrod sólo se lo menciona dos veces en la Escritura, en Génesis y Crónicas. Sin embargo nos da una lección muy importante a todos los líderes o personas en autoridad.

Un escrito antiguo llamado Tárgum de Jerusalén dice de Nimrod: “Él era poderoso en la caza y en pecado delante de Dios, porque era un cazador de hijos de los hombres… y les decía, ‘apártense de la religión de Sem, y sigan los institutos de Nimrod’ ”. Nimrod, sin duda, era un gran líder. Unificó a su pueblo conduciéndolo hacia un mismo fin.

“Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado a obrar, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensando hacer” (Génesis 11:6).
Como líderes, tenemos la capacidad de guiar a nuestro pueblo hacia nuestras agendas y propósitos o hacia los de Dios.

Jesús oró por nosotros para que adoptemos su agenda: “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado” (Juan 17:20-23).

Mi oración hoy es para que tengamos mucho cuidado con el poder y la autoridad que se nos ha confiado.