DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Morir a mi visión!

Día 230

“Estas son las cuentas del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio, las que se hicieron por orden de Moisés por obra de los levitas bajo la dirección de Itamar hijo del sacerdote Aarón. Y Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés. Y con él estaba Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, artífice, diseñador y recamador en azul, púrpura, carmesí y lino fino” (Éxodo 38:21-23).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    1 Crónicas 16:11; 2 Crónicas 20:17a; Salmo 46:10; Lucas 11:9; Romanos 12:1-2; 1 Tesalonicenses 5:24.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Cómo líderes todos tenemos visión de lo que Dios quiere de nosotros. ¡Lo más difícil para tener la visión de Él es morir a mi visión! Sólo cuando morimos a nuestra visión Dios comienza a darnos su visión: “... todas las cosas que Jehová mandó a Moisés” (v. 22).
“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20).

“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24).

Necesitamos pasar tiempo con Dios y ser obedientes con lo que nos pide. El resultado será que yo no seré exaltado, ¡Dios recibirá toda la gloria!
“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Una vez que tenemos la visión de Dios, Él nos da líderes fieles para llevarla a cabo. Dios sabe que por nosotros mismos no podremos lograrla: “Y Bezaleel… hizo todas las cosas que Jehová mandó a Moisés. Y con él estaba Aholiab… bajo la dirección de Itamar…” (Éxodo 38:22-23, 21b).

El cumplimiento de la visión de Dios incluye rendir cuentas estrictas. Es pecado tomar de lo que Dios ha provisto para fines personales, ya sean estos financieros, o para apropiarnos de fama y nombre: “Estas son las cuentas del tabernáculo, del tabernáculo del testimonio” (Éxodo 38:21a).

Hoy oro para que podamos ver realizada la visión que Dios nos ha dado. Oro para que tengamos fe, creyendo que Dios proveerá todo lo que necesitamos para cumplir con Su visión.