DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡No necesito más dinero!  

Día 221

“… Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana... Entonces Moisés mandó pregonar por el campamento, diciendo: Ningún hombre ni mujer haga más para la ofrenda del santuario. Así se le impidió al pueblo ofrecer más; pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba” (Éxodo 36:3b, 6-7).  
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Éxodo 35:5; Deuteronomio 16:17; 1 Crónicas 16:29; 29:9; Isaías 32:8; Mateo 28:20.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios provee los obreros para la obra, como líderes nosotros tenemos que llamarlos y motivarlos: “Y Moisés llamó a Bezaleel y a Aholiab y a todo varón sabio de corazón, en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella” (Éxodo 36:2).

Los recursos económicos y lo que necesitamos para llevar a cabo la visión que Dios nos ha encomendado está en manos de nuestro pueblo: “Y tomaron de delante de Moisés toda la ofrenda que los hijos de Israel habían traído para la obra del servicio del santuario, a fin de hacerla…” (v. 3).

Vemos en el capítulo 35 cómo muchas personas del pueblo, se entusiasmaron ofreciendo sus dones y servicio y dieron con generosidad para la construcción del tabernáculo: “Y vino todo varón a quien su corazón estimuló, y todo aquel a quien su espíritu le dio voluntad, con ofrenda a Jehová para la obra del tabernáculo de reunión y para toda su obra, y para las sagradas vestiduras” (35:21).

Si hemos comunicado la visión al pueblo de Dios, y si el pueblo sabe que la visión viene de Dios, y que el líder está obedeciendo a Dios y tiene un equipo que sigue a Dios, habrá más que suficiente para completar la visión: “Y ellos seguían trayéndole ofrenda voluntaria cada mañana... pues tenían material abundante para hacer toda la obra, y sobraba” (36:3b, 7).
Dios nos dará siempre el equipo y el personal que necesitamos para cumplir su visión. ¡Él no nos dejará solos!

Hoy doy gracias a Dios que nos ha dado todo lo necesario para realizar la visión que Él nos ha encomendado.