DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Cinco características de un discípulo de confianza

Día 220

  “Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre sabio de corazón a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová” (Éxodo 36:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Éxodo 33:11; 36:2,4; Romanos 11:29; 12:6; 1 Corintios 12:4; Gálatas 5:10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

  1. Asignados por Dios: Moisés confía en sus discípulos porque fue Dios quien se los dio: “Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel” (Éxodo 35:30b).
  2. Llenos de Dios: Moisés confía en sus discípulos porque son personas piadosas llenas del Espíritu de Dios: “Jehová ha nombrado a Bezaleel... y lo ha llenado del Espíritu de Dios” (35:30b, 31a).
  3. Capacitados por Dios: Moisés confía en sus discípulos porque sabe que Dios los capacitó: “a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario...” (36:1b).
  4. Diligentes, estudiosos, probados por la práctica: Moisés confía en sus discípulos porque son personas diligentes, que han practicado los dones y talentos que Dios les ha dado: “para saber hacer toda la obra del servicio del santuario” (v. 1b).
  5. ¡OBEDIENTES!: Moisés confía en sus discípulos porque son personas que han demostrado ser sumisos: “harán todas las cosas que ha mandado Jehová” (v. 1c).
Podemos estar seguros que cuando Dios llama a alguien para una asignación específica, Él le provee todo lo necesario para llevar a cabo la tarea que le encomendó. Moisés dudó al comienzo de su llamado, pero cuando Dios llama, no debemos tener temor, Él nos acompaña, provee y hasta “pelea” por nosotros. Podemos confiar en lo que Dios hace a través de sus discípulos. Lo que sí necesitamos en todo momento para cumplir con lo encomendado es estar llenos con el Espíritu Santo.

Hoy oro para que Dios nos ayude a confiar en los discípulos que Él nos ha dado. Si nuestra convicción es que Dios nos dio los discípulos, entonces podremos confiar en ellos.