DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Obediencia total y radical

Día 22

“Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó” (Génesis 6:22).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Jeremías 9:23, 24; Filipenses 2:8; Efesios 5:18; 1 Samuel 15:22, 23
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Noé es el ejemplo clásico de obediencia total y radical.
Total: No omitió ni un solo detalle. Puso todos sus sentidos en lo que Dios le pedía. Radical: Lo hizo con toda su fuerza, mente, y se dedicó exclusivamente a hacer lo que Dios le pidió.

“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a
tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” (Marcos 12:30-31).
“Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15).

“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10).

La obediencia total y radical no es algo que tendría que ser por deber, por temor o por religiosidad. Tendría que brotar de nuestro amor a Dios por lo que Él es y por lo que hizo por nosotros. Jesús es el ejemplo máximo de obediencia total y radical. Queremos ser sus discípulos y así poder hacer también discípulos semejantes a Jesús.

¿Cómo podemos llegar a ese punto en que amemos a Dios más que a cualquier otra cosa o persona en el mundo? Primeramente, buscándolo a El, a su reino y su justicia. Llenándonos con el Espíritu Santo. Conociéndolo cada día más y más a través de la lectura y meditación de la Palabra y a través de la oración. ¡No podemos amar lo que no conocemos!

Mi oración hoy es que tan pronto oigamos la voz de Dios, obedezcamos todo lo que Él nos pide, y lo hagamos de forma radical.