DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“Hoy me transfiguré”  

Día 217

“Y aconteció, que descendiendo Moisés del monte Sinaí con las dos tablas del testimonio en su mano, al descender del monte, no sabía él que la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios. Y Aarón y todos los hijos de Israel miraron a Moisés, y he aquí la piel de su rostro era resplandeciente; y tuvieron miedo de acercarse a él” (Éxodo 34:29-30).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 6:22; Lucas 11:36; Juan 1:16-17; 2 Corintios 3: 7-8,18; Colosenses 1:15.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Cuando pasamos tiempo con Dios se produce un aspecto externo de limpieza y resplandor en nuestra vida, del cual muchas veces no somos conscientes: “... no sabía él [Moisés] que la piel de su rostro resplandecía, después que hubo hablado con Dios” (v. 29).

Pasar tiempo con Dios lleva, además de tiempo, dedicación y esfuerzo personal: “Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua, y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos” (v. 28).

Cuando pasamos tiempo con Dios, Él hace algo increíble en nuestro interior. Él escribe su ley en nuestros corazones. Nos volvemos la hoja en donde Él escribe su voluntad, la cual otros la pueden leer: “Siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón” (2 Corintios 3:3).

Si nos volvemos conscientes de que Él está en nuestro corazón, podemos ir a dónde Él está y pasar las 24 horas del día en su presencia, aún en medio de nuestras ocupaciones y vida personal: “Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches...” (v. 28).
 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19).

“Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él” (1 Corintios 6:17).

Mi oración hoy es que pasemos tiempo con Dios, y “mirando la gloria del Señor” seamos “transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.