DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Soy un radical!

Día 216

“Guarda lo que yo te mando hoy; he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo… Guárdate de hacer alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar, para que no sean tropezadero en medio de ti. Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus imágenes de Asera. Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es…” (Éxodo 34:11-14. Leer hasta el v. 17).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Deuteronomio 28:47; Deuteronomio 30:1-3, 8-9,16; Deuteronomio 31:8.  
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La promesa de Dios es clara, Él limpiará los obstáculos para que tengamos éxito en la misión que nos encarga de “entrar a conquistar” nuestra Tierra Prometida: “... he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, al cananeo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo” (v. 11).

Una orden de Dios se debe obedecer. Cuando no se obedece a Dios, habrá consecuencias mortales: “Guarda lo que yo te mando hoy...” (v. 11); “... cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” (v. 14).

Orden: “Guárdate de hacer alianza con los moradores de la tierra donde has de entrar...” (v. 12); “por tanto, no harás alianza con los moradores de aquella tierra...” (v. 15).
Consecuencia de la desobediencia: Hacer alianza se convertirá en “tropezadero en medio de ti” y traerá mucho sufrimiento al pueblo de Dios.

Orden: Eliminar por completo todo aquello que sea considerado como un dios: “Derribaréis sus altares, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus imágenes de Asera” (v. 13).
Consecuencia de la desobediencia: Idolatría: “... Inclinar [se] a... otro dios” (v. 14); “... porque fornicarán en pos de sus dioses, y ofrecerán sacrificios a sus dioses, y te invitarán, y comerás de sus sacrificios” (v. 15).
Orden: “No te harás dioses de fundición” (v. 17).

Consecuencia de la desobediencia: “tomando de sus hijas para tus hijos, y fornicando sus hijas en pos de sus dioses, harán fornicar también a tus hijos en pos de los dioses de ellas” (v. 16).

Hoy oro para que obedezcamos el mandato de ser radicales en nuestra relación con el mundo.