DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Cómo se corrompe un líder!  

Día 205

“… y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová” (Éxodo 32:4-5. Leer desde el v. 2 al 6).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 86:8; 115:3-8; Oseas 14:3; Hechos 19:26; 1 Corintios 8:5-6; Gálatas 4:8.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Un líder se corrompe cuando:
- Sigue a su pueblo en vez de seguir a Dios.
- Busca popularidad y aclamación en vez de buscar a Dios.
- Su pueblo se torna más importante que Dios.
- No une a su pueblo con Dios, sino que promueve el “dios” que él mismo ha hecho: “y [Aarón] él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición...” (v. 4).

- Sigue su propia agenda, y no la que Dios le ha dado.
- Utiliza los elementos que Dios le ha dado (diezmos, ofrendas, edificios, equipos) para satisfacer la “misión de su pueblo” (o su misión) y no la de Dios.
- Incita a su pueblo a aclamar a los dioses que él mismo creó (llámense templos, fama, crecimiento numérico, etc.): “Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses...” (v. 4).
- Llama a su pueblo a adorar el ídolo o el dios de su propia creación (¿será que es un altar para sí mismo para que otros alaben lo que ha hecho?): “Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová” (v. 5).
- Enseña mentiras y le dice a su pueblo que el ídolo que él creó es Jehová: “Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová” (v. 5).

Hoy oro para que Dios nos libre de la tentación de ceder ante la popularidad y para que Dios nos libre de la tentación de hacer nuestros propios dioses (¡llámense como se llamen!). Oro para que Dios nos escudriñe y si hemos caído en alguna de esas tentaciones del liderazgo nos convenza de pecado.