DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


La Iglesia “ARCA”

Día 20

“Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia… Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser…Hazte un arca de madera de gofer... Y he aquí que yo traigo un diluvio... para destruir toda carne... Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu esposa, y las mujeres de tus hijos contigo” (Génesis 6:11, 17-18).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 3:17, 18; Hechos 26:16-18; Hechos 11:21; Hechos 14: 22; Génesis 6:22
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En el tiempo de Noé, Dios vio que la tierra estaba corrompida, llena de violencia y que así la tierra no tenía futuro. Al ver los noticieros hoy en día no vemos mucha diferencia. Sin embargo, Dios encontró a una persona a quien podía hablarle. Y Noé no sólo escuchó, sino que también obedeció la orden de Dios que parecía sin sentido: que construyera un arca de refugio.

Hoy Dios busca personas que puedan ser un refugio para los demás. Si leemos Mateo 24, Marcos 13, el libro de Apocalipsis y los pasajes que hablan de los últimos tiempos, vemos que la situación del mundo ha estado empeorando. Pero Dios contaba con Noé. Hoy Él cuenta con muchos de nosotros, que tenemos nuestras “arcas” (iglesias locales). Dios nos llama a traer a muchos a su redil. Vemos aquí que el propósito de Dios era que muchos entraran al arca y no sólo Noé y su familia. También hoy, Dios quiere que miles y millones sean rescatados de una muerte segura. Noé construyó el arca y yo ¿qué estoy construyendo?

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo,
y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 Pedro 3:9-10).

Mi oración hoy es que nuestros ojos sean abiertos y podamos ver como Dios ve y seamos un arca de refugio para aquellos que acepten la gran salvación de Dios.