DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Una larga y continua caminata

Día 19

“...Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé ... Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación” (Génesis 6:8-9, 7:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Lucas 18:9-14; Romanos 12:1-21
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Las claves de la vida de Noé son: Justo: Un hombre recto. Perfecto en sus generaciones: Era piadoso y coherente en sus dichos y sus obras. Caminó con Dios: Tenía una continua comunión con Dios. Hemos tenido amigos con los cuales salimos a caminar para hacer algo de ejercicio. Es lindo, porque uno habla y si uno lo hace todos los días, uno llega a conocerse bastante. Testimonio: “justo delante de... esta generación”:

A pesar de la burla e incomprensión de los demás, Noé dio testimonio a su generación. Su fe era inamovible. Cuando Dios dice “a ti he visto”, Él ve el cuadro completo de nuestra vida. Ante todo Él ve las intenciones detrás de nuestro actuar y de nuestras palabras. ¿Qué ve hoy en mí? Santiago dice: “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (1:8). También dice: “y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (4:8). Leemos en el Salmo 19:12: “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.

Permitamos que el Espíritu Santo hable a nuestro corazón y nos muestre qué cosas nos faltan por cambiar. La clave para ser puros y que Dios vea coherencia en nuestras vidas es dejar actuar al Espíritu Santo en nuestros corazones: “Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones” (Hechos 15:8-9).

Mi oración hoy es que caminemos con Dios, pero que también reflejemos su carácter, Dios anhela personas justas delante de Él y de los demás.