DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Cómo escoger sus líderes!

Día 185

  “Habló Jehová a Moisés, diciendo: Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar... en toda clase de labor. Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado” (Éxodo 31:1-6).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 4:3; Lucas 2:25; Hechos 6:3; 10:22; 16:1-2; 22:12-13.  
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

 La clave principal para escoger compañeros ministeriales es que Dios sea quien los escoja, los llame: “Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel” (v. 2a).
La característica principal que deben tener nuestros compañeros ministeriales es la entera santificación: “y lo he llenado del Espíritu de Dios” (v. 3a).
Necesitamos compañeros ministeriales a los cuales Dios los haya llenado de: Prudencia, fortaleza mental, poder de juicio: “y lo he llenado... en sabiduría” (v. 3b).
Que tengan entendimiento, la capacidad para discernir las diferentes partes de una asignación, cómo éstas se conectan, cómo se relacionan: “y lo he llenado... en inteligencia...” (v. 3c).
Que posean el deseo de conocimiento para edificar el reino de Dios, no sólo la teoría sino la práctica del conocimiento: “y lo he llenado... en ciencia...” (v. 3d). La “multiforme sabiduría de Dios” (Efesios 3:10): “y lo he llenado... en todo arte (v. 3e).
Necesitamos compañeros en el ministerio para poder cumplir con la obra de Dios: “Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac... y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado” (v. 6).

¡Necesitamos aceptar a otros líderes que estén dispuestos a utilizar todas esas habilidades mentales y físicas que Dios les ha dado y así podremos conquistar las naciones para Cristo!: “y lo he llenado... para inventar diseños, para trabajar...” (vv. 3-4).

Hoy oro por compañeros ministeriales para que juntos cumplamos el mandato de hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones.