DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Desapareció mientras caminaba!

Día 17

“... Y caminó Enoc con Dios... Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios” (Génesis 5:22, 24).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 6:9; Hebreos 11:6; Colosenses 3:1-4; Salmo 50:23; Salmo 25:14; Salmo 24:3-6
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Por fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Hebreos 11:5). “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares” (Judas, v. 14).

La traducción de Shöekel de este versículo dice: “Trató Enoc con Dios”. La palabra en el original significa: “seguir a”, “comportarse como”, “ser como”. Enoc tomó la decisión de tratar con Dios, escucharlo, y ser como Él. Dios lo bendijo de tal manera que se lo llevó a su lado para siempre.

Enoc llegó a ser parte de la genealogía de Jesús (Lucas 3:37).
Hay varios aspectos que se destacan en la vida de Enoc:
1. “Caminó con Dios” (Génesis 1:22): Decidió vivir constantemente en la presencia de Dios.

2. “Por fe Enoc” (Hebreos 11:5): Enoc vivió por fe. Confió y decidió confiar en la palabra de Dios en todos los asuntos de su vida.

3. “... tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Hebreos 11:5). Todos los que conocieron a Enoc supieron que él seguía y caminaba con Dios. Dio un testimonio poderoso a todos los que lo rodeaban.

4. “Profetizó Enoc” (Judas, v. 14). Enoc también proclamó lo que oyó de parte de Dios.
Pablo nos invita hoy a que hagamos y seamos como Enoc: “... Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados” (Efesios 4:1).

“Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:1-2).