DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Tiempo para todo

Día 169

“Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles. Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios. Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos” (Éxodo 24:12-14).  
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 138:8; Eclesiastés 3:1-8; Juan 20:30-31; Romanos 9:11; Efesios 1:11.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Una de las leyes invariables de Dios es que todo posee un propósito. No hace nada por casualidad. ¡Dios tiene un propósito en todo lo que nos pide! Primero le dice a Moisés que suba y espere. Dios se agrada cuando antes de todo lo buscamos a Él; cuando pasamos tiempo con Él; cuando nos deleitamos en su presencia. Una razón por la que a veces nos hace esperar. Así como los padres nos alegramos de estar con nuestros hijos, así también nuestro Padre celestial disfruta pasar tiempo a solas con nosotros.
“... Y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles” (v. 12).

La característica más importante de un líder es la obediencia inmediata: “Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios” (v. 13).

Un líder, siempre, tiene a su lado un discípulo que ve todo lo que hace. El compromiso de ser un ejemplo todo el tiempo es una de las prioridades del líder. “Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios” (v. 13).
Un buen líder siempre delega y ha entrenado a alguien para que realice bien las tareas que se le asignan.

Un buen líder siempre tiene tiempo para estar con Dios porque ha delegado sus tareas a servidores fieles: “Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos” (v. 14).

Hoy oro para que obedezcamos con prontitud a todo lo que Dios nos mande. Oro también para que sepamos delegar y entrenar a otros siervos fieles, y para que dediquemos tiempo para estar con Dios.