DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Una clave del liderazgo: La comunicación

Día 168

“Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel. Y envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová. Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar. Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos” (Éxodo 24:4-7).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Levítico 26:3-4ss; Deuteronomio 7:12ss; 2 Corintios 9:13; 10:5; Filemón 1:21; 1 Pedro 1:22.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Cuando Dios nos habla es fácil olvidar lo que nos dijo. Moisés nos da un ejemplo de devoción y deber: escribe la visión y hace un recordatorio visible al pueblo de su visión: “Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová…” (v. 4).

Cómo líder, Moisés utilizó jóvenes para participar en la comunicación y la devoción: “Y envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová” (v. 5).

Si sabemos que hemos recibido la visión de Dios basada en su Palabra, podemos ser líderes asertivos, en vez de líderes de consenso: “Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos” (v. 7).
El líder siempre se incluye en la visión, no sólo como el que la transmite, sino como parte del pueblo, participa en la ejecución de la visión: “... Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos” (v. 7). Y el mejor ejemplo, es nuestro Salvador Jesucristo. Él siempre fue el primero; siempre dio el primer paso en todo y fue extremadamente obediente al Padre en todo.

El líder toma la visión de Dios con muchísima seriedad. Toma la visión de Dios como un pacto, como un pacto de sangre. Es decir, mi vida está en juego si no llevo a cabo lo que Dios me ha indicado: “Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas” (v. 8).

Hoy oro para que escribamos la visión de Dios para nuestra vida, para que la tomemos en serio, y para que la comuniquemos con efectividad a los que Dios nos ha dado para ministrar.