DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Resultados de seguir y obedecer al Ángel

Día 166

  “Pero si en verdad oyeres su voz, e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren. Porque mi Ángel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo… a los cuales yo haré destruir. No te inclinarás a sus dioses… antes los destruirás del todo, y quebrarás totalmente sus estatuas. Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti” (Éxodo 23:22-25).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 32:7; 48:14; 95:1; Isaías 49:10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios se manifestó de muchas maneras a su pueblo y Él prometió guiarlos y protegerlos, si el pueblo cumplía y obedecía los mandamientos que Dios exige.

¿Cuáles son los resultados de oírlo, obedecerlo, y seguirlo?
“Pero si en verdad oyeres su voz, e hicieres todo lo que yo te dijere...” (v. 22).
1. Nuestros enemigos (los enemigos del Reino), serán sus enemigos. Él nos protegerá y los destruirá: “... seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren” (v. 22).
2. Él nos indicará el camino en todo momento: “Porque mi Ángel irá delante de ti” (v. 23a). Debemos poner nuestra vida en las manos del Señor para que sea Él quien dirija nuestros pasos, nuestros sueños y visiones.
3. Nos hará conquistadores: “y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo…” (v. 23b). “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37).
4. Será nuestro proveedor: “Él bendecirá tu pan y tus aguas” (v. 25b).
5. También será nuestro sanador: “y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti” (v. 25c).

Hoy día también tenemos la ayuda, provisión, dirección, protección, y sanidad de Dios a través del Espíritu Santo. Jesús dijo: “No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” (Juan 14:18). También dijo: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho” (Juan 14:26).

Padre, hoy oro porque a veces hay mucha enfermedad en medio nuestro, ayúdanos a examinar nuestro caminar contigo, y a arrepentirnos, convertirnos y humillarnos delante de ti.