DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Los dioses

Día 164

“El que ofreciere sacrificio a dioses excepto solamente a Jehová, será muerto” (Éxodo 22:20).  
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 35:2; Éxodo 20:3; Levítico 19:4; Josué 23:16; 1 Reyes 9:6-7; 2 Crónicas 7:12.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Sacrificio es el acto de matar una persona o un animal o de rendir una posesión como ofrenda a una figura sobrenatural: Todo lo que somos es el único sacrifico válido a Jehová: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1).

El único sacrificio válido es el que está a la par de una obediencia incondicional y total: “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros” (1 Samuel 15:22).

La oración del obediente, del recto, es el sacrificio a Jehová: “El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová; mas la oración de los rectos es su gozo” (Proverbio 15:8).
 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19).

Una vida de oración y obediencia se reconoce por los frutos dignos para Dios: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza...” (Gálatas 5:22-23).

¿Qué sacrificios debo ofrecer?: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre” (Hebreos 13:15).

Hoy oro para que examinemos la motivación de todo lo que hacemos. ¿Por qué hago lo que hago? Mi oración es que todo aquello que sacrificamos sea “solamente para Jehová”.