DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¿Dónde estás corazón…?

Día 160

“No hablarás contra tu prójimo falso testimonio” (Éxodo 20:16).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 15:1-3; Proverbios 12:18; 25:18; 1 Pedro 3:10; Santiago 1:26; 3:5-6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Este mandamiento es otra orden de Dios. Tenemos una sola opción ante esta orden: ¡Obedecerla!: “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio” (v. 16).
Jesús nos amonesta más allá del acto externo. Jesús nos amonesta a examinar nuestro corazón, de allí salen los chismes: “Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen... los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:18-19).
 
La solución para no ser chismoso/a:
1. Que Dios limpie nuestro corazón: “Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones” (Hechos 15:8-9).
“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ezequiel 36:26).
2. Una vez limpio el corazón, debemos llenarlo con lo que vale la pena: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11).
3. Necesitamos atesorar y cuidar nuestro corazón porque su estado dictará dónde pasaremos la eternidad: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbio 4:23).
4. Nuestra conducta y la forma en que respondemos describe el estado en que está nuestro corazón: “El corazón del justo piensa para responder; mas la boca de los impíos derrama malas cosas” (Proverbio 15:28).

Hoy oro para que Dios nos limpie de la peor epidemia en la iglesia: “los rumores”. ¡Obedezcamos la palabra de Dios!