DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¡Idolatría!

Día 154

“Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:2-6).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 41:39; Éxodo 8:9-10; Deuteronomio 4:35, 39; 1 Reyes 8:23; 2 Crónicas 19:7; Lucas 4:8.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Constantes eternas sobre Dios:
1. Dios es: “Yo soy Jehová” (v. 2).
2. Dios quiere ser nuestro Dios: “Yo soy Jehová tu Dios” (v. 2).
3. Dios ya nos ha demostrado por medio de su poder que Él es el único Libertador: “que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (v. 2); “porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte” (v. 5).
4. Dios no admite otros dioses: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (v. 3); “yo soy Jehová tu Dios... celoso” (v. 5).
¿Cómo sé si tengo otros dioses en mi vida? ¿Cuáles son los pensamientos que más visitan mi mente? ¿A semejanza de qué son mis acciones, mis palabras, mi filosofía de vida, mi atuendo, mis ideas?: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra” (v. 4).
¿Cuáles son mis prioridades? ¿Cuál es la pasión que consume mi vida? ¿Cuál es la meta más importante de mi vida? ¿Por qué estaría dispuesto a morir? ¿A quién acudo si no tengo una solución? ¿Cómo reacciono cuando escucho la palabra “Dios”?: “No te inclinarás a ellas, ni las honrarás” (v. 5).

La consecuencia de no ser idólatra: “Yo soy Jehová tu Dios [que] hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (vv. 5-6).
Las consecuencias de ser un idólatra:

“,,, Yo soy Jehová tu Dios... que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” (v. 5).

Hoy oro para que examinemos nuestra vida en lo más íntimo de nuestro ser y veamos si hay otros dioses allí. De ser así, ¡deben desaparecer! ¡No hay ninguna excusa para la idolatría!