DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Preparándose para un encuentro con Dios

Día 153

“Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió. Y Jehová dijo a Moisés: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos. Y también que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová, para que Jehová no haga en ellos estrago” (Éxodo 19:20-22).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Proverbio 3:32; Romanos 5:6; 2 Pedro 3:7; Apocalipsis 3:3,10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios nos llama a un encuentro con Él: “Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió” (v. 20).

El que se encuentra con Dios debe estar preparado para dicho encuentro: Se requiere una entrega total: “... que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová...” (v. 22).
Dios nos llama a hacer discípulos para dirigirlos a un encuentro con Él: “Ve, desciende, y subirás tú, y Aarón contigo” (v. 24a).

Está el encuentro diario con el Señor. Éste no debe ser sólo un encuentro ocasional con nuestro Padre celestial, sino una relación diaria y continua. No podemos permanecer en su presencia ni tener una relación íntima con Él si vivimos en pecado. Leemos en Salmo 25:14: “La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto”.

También debemos estar preparados para nuestro encuentro con Dios, bien sea que partamos pronto de este mundo, o al final de los tiempos cuando regrese Jesús. Nadie sabe el momento exacto, porque vendrá como ladrón en la noche. Que cuando llegue el día terrible del Señor nos encuentre dignos de escapar de tan terrible día y dignos de irnos con Él. Leemos en 1 Tesalonicenses 5:23, 24: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”.

Hoy oro para que nos apartemos de nuestras actividades por un momento y, como líderes, tengamos un encuentro con Dios.