DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


¿Qué es esto?

Día 146

“Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel… Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán” (Éxodo 16:31, 35).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Deuteronomio 8:3; Salmo 78:24; Mateo 7:9; Lucas 11:3; 1 Corintios 10:16-17; Hebreos 9:4.  
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La expresión “¿qué es esto?” es la traducción literal de “maná”. Encontrar el alimento del cielo para nuestra vida (Jesucristo) nos hace decir casi lo mismo: ¿Cómo puede ser esto?

¿Qué es esto?

¿Qué es esta salvación tan grande?: “Y la casa de Israel lo llamó Maná” (v. 31). “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35).

La respuesta a “¿qué es esto?” es contar que Jesús es mi vida, mi alimento: “... guardadlo para vuestros descendientes, a fin de que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando yo os saqué de la tierra de Egipto” (v. 32).

“Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres, comieron el maná y murieron; el que come este pan vivirá eternamente” (Juan 6:58).

“... Lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida... lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 Juan 1:1, 3).

Él nos sustenta todos los días de nuestra vida. Él es el Pan de vida eterna: “Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán” (v. 35).

“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:54).

Hoy oro para que entreguemos a nuestras descendientes el “Maná”, el que descendió del cielo, Jesús.