DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“¡Gratis, gratis, comida gratis!”

Día 144

“Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer…Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana. Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés. Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía” (Éxodo 16:16-21).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 37:4; Isaías 55:1-3; Juan 6:31-35; Apocalipsis 21:6-7.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios provee exactamente lo que necesitamos, no lo que queremos, sin embargo, a veces nos consiente y nos da más de lo que necesitamos: “... Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno” (v. 16).

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra” (2 Corintios 9:8).

Recibamos hoy, la gracia de Dios para nuestra vida. No contristemos al Espíritu Santo, desaprovechando lo que Dios tiene para nosotros. “Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana. Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés” (vv. 19-20).

El maná es como la gracia de Dios. Él nos da sólo lo que necesitamos de su gracia para una circunstancia precisa: “Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y hedió; y se enojó contra ellos Moisés. Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer; y luego que el sol calentaba, se derretía” (vv. 20-21).

Jesús es nuestro eterno Maná. Él es todo lo que necesitamos hoy, Él es ¡Él es suficiente! “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Hoy oro dando gracias a Dios por las provisiones que nos ha dado. Hagamos en este día un inventario de lo que Él nos ha dado, y agradezcámosle con nuestro servicio de amor.