DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Inconformidad = Mala Actitud

Día 141

“Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud” (Éxodo 16:2-3).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Filipenses 3:13-14; Hebreos 11:6; Hebreos 11:13; Isaías 30:1; Salmo 25:2; Hechos 27:25; 1 Tesalonicenses 5:18.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Uno de los costos del liderazgo es oír la inconformidad del pueblo: “Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto” (v. 2).

Como líderes, guiamos a nuestro pueblo a donde Dios nos indica: A la Tierra Prometida. El viaje hasta allí se llama discipulado: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mateo 16:24-26).

Nuestra peregrinación hacia nuestra patria celestial, está llena de obstáculos, pero todo esto sirve para probar qué es lo que hay en nuestro corazón. En lugar de enojarnos, debemos dar gracias a Dios por cada dificultad, porque es a través de ellas que podemos ver la mano de Dios obrando en nuestra vida y nos ayuda a que nuestra fe aumente. Las dificultades nos permiten ver el poder, la fidelidad y las maravillas de Dios. A través de las dificultades, crecemos en humildad; en dependencia de Dios; nos dan sabiduría para ayudar a otros en situaciones similares; y nos llenan de amor y compasión por otros.

Dios quiere que seamos agradecidos con lo  que tengamos y que confiemos.

Hoy oro para que Dios nos sane de malas actitudes, especialmente de la inconformidad, aún después de haber visto la mano poderosa de Dios actuando en nuestra vida.