DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“¿Quién como tú, oh Jehová?”

Día 139

“¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?... Jehová reinará eternamente y para siempre” (Éxodo 15:11, 18).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 17:1; 21:33; 28:3;Salmos 33:8-9; 45:6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

No hay otro como Dios. No existen otros dioses, éstos son creación de finitos. Sólo Dios es Dios: “¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses?...” (v. 11)

“Los ídolos de las naciones son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, y no hablan; tienen ojos, y no ven; tienen orejas, y no oyen; Tampoco hay aliento en sus bocas” (Salmo 135:16-17).

Sólo Dios es originalmente santo: “¿Quién como tú, magnífico en santidad?” (Éxodo 15: 11b).

Postrémonos ante su santidad: “... Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad” (1 Crónicas 16:29).

Adoremos ante la belleza de su santidad: “... Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad” (Salmo 29:2).

Hagamos fiesta al haber experimentado su santidad: “... Y celebrad la memoria de su santidad” (Salmo 30:4). “Alegraos, justos, en Jehová, y alabad la memoria de su santidad” (Salmo 97:12).

Dios en su santidad es aterrador, sus maravillas nos asombran: “Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios” (Éxodo 15:11).

Su santidad nos conviene: “... La santidad conviene a tu casa, oh Jehová, por los siglos y para siempre” (Salmo 93:5).

Dios se mantendrá firme en su santidad: “Jehová el Señor juró por su santidad” (Amós 4:2a).
Todo lo que hagamos, que sea en santidad: “... Sin temor le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días” (Lucas 1:74-75).
La clave es que Dios reine en nuestro corazón y que Él transfiera su santidad a nuestra vida si nos rendimos como esclavos a Él: “Jehová reinará eternamente y para siempre” (Éxodo 15:18).

Hoy oro para que Dios abra nuestra mente y tengamos aunque sea un rayito de lo que significa su santidad.