DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“Este es mi Dios”

Día 137

“Jehová es mi fortaleza y mi cántico, y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré” (Éxodo 15:2).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 138:4-6; 139:7-12; 145:1,14-21.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios nos sostiene, Él es la estructura indestructible de nuestra vida (física, espiritual, afectiva): “Jehová es mi fortaleza” (v. 2a). “[David] Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste. Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos” (2 Samuel 22:2-4).

Dios nos cuida de tal manera que Él mismo es nuestra protección. Dios es nuestro castillo y refugio, si estamos en Él nada nos tocará: Él “ha sido mi salvación” (v. 2).
“Viva Jehová, y bendita sea mi roca, y engrandecido sea el Dios de mi salvación” (2 Samuel 22:47).

“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio” (Salmo 18:2).
Mi respuesta a lo que Él es, y lo que representa para mí, es un fuerte testimonio al mundo que le dice a todos, con mi vida y mi boca: “Este es mi Dios, y lo alabaré... y lo enalteceré” (v. 2).

“Delante de Jehová serán quebrantados sus adversarios, y sobre ellos tronará desde los cielos; Jehová juzgará los confines de la tierra, dará poder a su Rey, y exaltará el poderío de su Ungido” (1 Samuel 2:10).

“Alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo exaltaré con alabanza” (Salmo 69:30). “Mi Dios eres tú, y te alabaré; Dios mío, te exaltaré” (Salmo 118:28).

Hoy oro para que cada día aprendamos más y más sobre quién es nuestro Dios. Que seamos conscientes de su presencia de tal modo que todo nuestro ser sea una expresión de adoración y alabanza a Él en todo tiempo.