DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


No quisiera estar en los zapatos de los egipcios

Día 135

“Y vio Israel aquel grande hecho que Jehová ejecutó contra los egipcios; y el pueblo temió a Jehová, y creyeron a Jehová y a Moisés su siervo” (Éxodo 14:31).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 1:4-6; 14:4; 18:26; 101:8; Romanos 8:37-39.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios está atento a las situaciones que están alrededor de los suyos: “Aconteció a la vigilia de la mañana, que Jehová miró el campamento de los egipcios desde la columna de fuego y nube...” (v. 24). “... son los ojos de Jehová, que recorren toda la tierra” (Zacarías 4:10).

Dios trastorna las maquinaciones de los enemigos de Él y de su pueblo: “... y trastornó el campamento de los egipcios, y quitó las ruedas de sus carros, y los trastornó gravemente. Entonces los egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel, porque Jehová pelea por ellos contra los egipcios” (Éxodo 14:24-25).

“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:31).
Ni uno solo de los que se oponen a Dios o a su pueblo quedará en pie o vivo: “Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y cuando amanecía, el mar se volvió en toda su fuerza, y los egipcios al huir se encontraban con el mar; y Jehová derribó a los egipcios en medio del mar. Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballería, y todo el ejército de Faraón que había entrado tras ellos en el mar; no quedó de ellos ni uno” (Éxodo 14:27-28).

Somos más que vencedores: “Y los hijos de Israel fueron por en medio del mar, en seco, teniendo las aguas por muro a su derecha y a su izquierda. Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar” (vv. 29-30).

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (1 Corintios 4:20).
Oro para que nunca seamos perseguidores de la iglesia y para que Dios nos dé su poder para ser los líderes que la iglesia necesita hoy.