DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Completamente protegidos

Día 133

“Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros” (Éxodo 14:19-20).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 16:6-7; Números 20:16; 1 Reyes 19:7; 1 Crónicas 21:16; Salmo 34:7.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

 Dios siempre va mostrándonos el camino: “Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos...” (v. 19). “Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos; endereza delante de mí tu camino” (Salmo 5:8).
“Porque tu misericordia está delante de mis ojos, y ando en tu verdad” (Salmo 26:3).

Dios está detrás de nosotros, siempre protegiéndonos: “y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas” (v. 19). “Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia” (Isaías 58:8).

Dios es luz para los suyos y tinieblas para aquellos que no lo siguen: “... y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros” (v. 20).

Hoy día muchas personas atribuyen sus triunfos y bienestar a la buena suerte. Casi a nivel mundial, la gente se despide diciéndose: “¡Buena suerte!”, y no quieren reconocer que toda bendición y “todo don perfecto” proviene de Dios. Dios nos está bendiciendo en todo momento de muchas maneras. Podríamos llenar un cuaderno entero enumerando todas las bendiciones que recibimos a diario; a través de la salvación y en especial a través de nuestra relación con el señor Jesús. Todo sin contar la innumerable cantidad de bendiciones de las cuales ni nos damos cuenta.

Hoy oro para que Dios nos dé un vistazo de la forma en que nos protege. Oro para que estemos conscientes de que Él siempre va delante y detrás de nosotros.