DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Agua seca

Día 132

“Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco” (Éxodo 14:14-16).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Jueces 11:32; 1 Samuel 7:10; 2 Crónicas 18:31; 32:8; Isaías 31:4.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios siempre tiene el control: “Y endureció Jehová el corazón de Faraón rey de Egipto, y él siguió a los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa” (v. 8).

Nosotros nunca tenemos el control por nosotros mismos: “Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera...” (v. 10).

La única solución para la angustia de saber que no tenemos el control, es buscar a Dios: “y clamaron a Jehová” (v. 10c).

Nuestra solución no está en las quejas: “Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?” (v. 11). La tarea nuestra como líderes es enfocar a los demás en Dios: “Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (vv. 13-14).

Como líderes, después de la búsqueda de Dios llega el tiempo de acción: “Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen” (v. 15).
Como líderes, nuestra acción debe ser sólo lo que Dios nos ha indicado, no nuestros planes y grandes ideas: “Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco” (v. 16).

Hoy oro para que actuemos por la palabra de Dios. Si Él lo dice, entonces ¡creámosle! ¡Movámonos por la Palabra de Él!